jueves, 13 de octubre de 2011

Sade y Lucas

Hace tiempo, en una de mis visitas a IKEA, compré varios colgadores divertidos, los guardé pensando que me sevirían para hacer algún trabajo gracioso.

El día cinco de enero de 2011, pasaron a formar parte de la familia dos cahorros preciosos y para colgar sus correas tuneé un espejo aplicando los colgadores en el mismo.

Pinté sus nombres (Sade y Lucas), varias huellas caninas, pegué los colgadores y así de gracioso ha quedado el perchero.


                                                            Eva

2 comentarios :

  1. pero que chulo y ademas gracioso y divertido
    saludos

    ResponderEliminar
  2. jajjajaajaj pero que chulo te ha quedado
    besos

    ResponderEliminar